Frágil


----- ¿tendrás que encontrar la forma de olvidarme? ----- sus ojos de iris azules, intensos y sigilosos, fingían dureza animando a sus parpados a no pestañear, mientras su rostro contenía una expresión que ella no era capaz de ocultar, ya que no pertenecía a aquella facción de su ser lógica y coherente, sino a aquella donde sus manos se posaban sobre su vientre, arrugando la tela de su vestido, intentando encontrar una justificación para impedirle hacer lo que era justo.
-----  así lo haré si lo deseas ----- sentado en aquella silla de madera bajo los retratos de dos desconocidos, su mirada se perdía en sus expresiones, intentando no observar las delicadas facciones en el rostro de la chica. ----- pero antes, tú  tendrás que prometerme algo -----
----- ¿Qué es lo que quieres? ----- Leonard volteo su rostro hacia ella, observando como Danielle apretaba sus labios con firmeza y parpadeaba a causa del temblor que comenzaba en su garganta, y se apoderaba de su mentón.
----- que seas capaz de mentir con frialdad, sin que tus mejillas luzcan sonrojas y tu piel irritada por las lagrimas, aun les permitan el paso indicándome que te abrace y me aferre a ti  ------ los iris tenues y anís de Leonard tras un pestañeo se tornaron brillantes. ----- eres demasiado frágil para no desearte sobre otras cosas y demasiado testaruda para creer que aun conservo mis propias decisiones -----
Danielle cambio el ritmo de su respiración agitando su voz, percibiendo como un calor se propagaba por su pecho y sus manos se estremecían, tras observar como ese muchacho de cabello castaño, observaba a su vez el temblor que dominaba los movimientos de sus dedos.
----- no es justo que digas eso ----- el chico volteo hacia ella con los pupilas levemente enrojecidas, escuchando como esa voz suave se desquebrajaba ------ tu me enseñaste a mostrarme frágil, tienes la responsabilidad de cuidar de quien has logrado que seas lo único que existe ---- las lagrimas brotaron con mas fuerza, sus brazos se abrazaron contra su propio cuerpo y sin percibirlo en un comienzo, tras cerrar sus ojos, noto como tu rostro al inclinarlo, se apoyaba en el pecho de Leonard, llenando sus pulmones del tibio aroma de su cuerpo.
----- este nunca será un juego justo si no somos capaces de reconocer quien necesita mas del otro ----- aferrándose a ella, la acerco hacia él aun más, buscando entre las lagrimas con sus labios su boca, levanto su mano derecha y detuvo el temblor de su mentón, acaricio su mejilla suavemente mientras su mano izquierda despejaba los rubios cabello que sobre esa frente no le permitían ver con claridad la tierna y triste mirada de la chica ----- eres demasiado hermosa para llegar a preguntarme si necesito tener conciencia, si necesito reconocer mis decisiones, ya que siempre haré lo que tu desees, por que elegirte a ti, siempre será lo correcto -----  Danielle inclinada hacia él, toco con la punta de su nariz el rostro del chico, mientras  sus labios  sentían  el húmedo y dulce tacto de un beso, la caricia de quien era su dueño.
                                                                                                                                                   Leonard de Moral 

9 comentarios:

reina.momo dijo...

Muy lindo :]

Jess dijo...

Me encanta. "llenando sus pulmones del tibio aroma de su cuerpo"

Ainnoa♥ dijo...

Me encantó, es muy bonito!:)

besos

Miss Sarah W. Winter dijo...

Dulces tardes :)
Me alegra que te haya gustado el texto y mucho más que al leerlo lo hayas "vivido".
Pues la pareja de fotos anteriores es la misma que me sacó estas fotografías (el día 15 de Julio cumplimos tres años) ahhaha, sé que es una estupidez decirlo, pero me siento muy pero que muy orgullosa.
Espero leer más textos tuyos, escribe más! :P
Que tengas unas buenas vacaciones Leonard ^^

ewalcarrion dijo...

Hola. Lo cierto es que entré porque coincidimos en gustos cinéfilos. Me gusta el blog. Un saludo.

dijo...

Me ha emocionado tu texto, la fragilidad de Danielle. Solo podía acabar de esa forma, que quienes de verdad se necesitan permanezcan juntos, que cada uno sienta los latidos del otro en su propio pecho. Besos.

(vaya,debió de haber un error con blogger y dejé de seguir tu blog, pero me quedaré por aquí una vez más^^)

Miss Sarah W. Winter dijo...

Dulces días :)
Son difíciles de cazar haha pero ¡nada es imposible! o quizá si.
Es una sensación indescriptible y si fuera una cura para el corazón lo medicaría a todas las personas (aunque no todas sepan apreciarlo). Muchas gracias Leonard, espero que el tiempo transcurra y lea más de tus escritos ^^

Mara dijo...

Un texto muy tierno y bonito como siempre, siempre sabes cómo describir las reacciones de cada uno ante momentos tan íntimos como éste.

Gracias por pasarte,

saludos! :)

Keiko McCartney dijo...

Quise escribir "jopelines", queriendo decir que me había gustado mucho. Perdón por la errata!