Emile

- ¿Me pasas el cátsup? – apoyando su torso sobre la cama, cogió la botella y la estiró hacia él. - ¿puedo colocarles un poco mas? -
Su rostro pequeño lucía expectante, sus labios cerrados y tímidos lo miraban con recelo. – Solo un poco, sabes que no puedes comer este tipo de cosas –
Una sonrisa se prendó de su sonrosada boca, a la par que sus ojos curiosos, se fascinaban al ver como sobre sus papas francesas, la cátsup le ayudaba a dibujarles pequeñas vestimentas, corbatines, pantalones, abrigos, gorras y zapatos.
- ¿Quieres un poco de Soda de Cola? –, la niña asintió con el movimiento de su cabeza mientras comía con alegría sus patatas y recibía un vaso pequeño y frío de soda con alborotadas burbujas de gas saludándola.
- ¿Podemos hacer esto cuando regresemos a casa? –, en su mano, atrapada sin poder evitar su desgarrador final, la última, diminuta y amarilla patata, pendía comprendiendo que su destino, no era único y especial, sino que cientos, sino miles de sus compañeros, acababan sus trayectos de aquella misma forma.
- Solo si ella lo permite –. Ambos apretaron al unísono sus labios moviéndoles en negación. Si ella sabía de esto, en sus vidas probarían nuevamente algo que fuese cocinado en aceite.

 - ¿Cuánto falta? –, estirando su brazo derecho, movió la muñeca, intentando enforcar su reloj. – Las siete menos diez, aún nos queda más de una hora, ¿quieres hacer algo? –
- ¿Me lees otro capitulo, Papá? – Ella mordió su labio inferior mientras bajaba su cabeza y le miraba con timidez, sin apartar de él sus grandes y celestes ojos.
- Mmm… -, cruzando ambas piernas sobre la cama, llevo su mano a su mentón fingiendo duda.
- Por favor –. Su voz suplica a su padre cumplir su deseo.
- De acuerdo, pero esta vez, solo puede ser uno –, la sonrisa volvió a sus labios alegres.
Tomando su bolso, busco entre los bolsillos, sacando un libro de abultados bordes, el cual estaba repleto de líneas tachadas y palabras borrosas.
Apartando sus platos, se dejaron caer uno al lado del otro sobre las almohadas, frente a frente. Ella lo miraba admirando el brillo que veía en sus ojos al prepararse para leer, mientras él carraspeaba y se inducía una pequeña tos para aclarar su garganta. La fantasía comenzaba.
… la brisa tibia arrastraba por las calles apedreadas el frió rumor de los pasos en comparsa de los soldados. La sangre ya no recorría su rostro, las vendas lucían empapas de un rojo amanecer el cual resaltaba la palidez de su piel. Sintiendo su cuerpo bañado por el sudor, su garganta pedía a grito un poco de agua.  La mañana avanzaba lentamente mientras el sol se alzaba recorriendo los edificios devastados, recalcitrando los restos, apartando de los cuerpos inertes las moscas….
- ¿Qué significa “inertes”? -, desatendiendo las páginas, él la observó con serenidad.- Significa, inmóvil -
- Y, ¿por que no dice simplemente, inmóviles? –, él se detuvo un segundo antes de responder, pensaba que decirle, – enm… es probable que las personas puedan comprender de mejor manera lo que intento trasmitir, si utilizo palabras que sean lo mas precisas posibles a lo que observo; la palabra “inerte”, además de inmóvil, se relaciona con una falta de vida –
La niña miro mas allá del contorno del rostro de su padre intentando comprender y disipar sus dudas, asintiendo con su cabeza al momento que creyó tener más claridad, aventurándose a extraer mayor información de él.- si tiene que ver con la muerte, ¿crees Papá que las personas extrañen sus cuerpos cuando deben irse?, - él abrió sus ojos un poco mas de lo normal intrigado por la razón que existía bajo su pregunta.
- No lo se, es probable, es lo que les permite poder abrazar o besar a quienes aman, todos extrañaríamos algo como eso, yo te extrañaría por siempre –, ella le miro con dejo de tristeza en sus ojos. El silencio lleno la habitación por unos instantes. Acercándose, él acaricio la mejilla de la pequeña y le dio un beso. - ¿Continuo preciosa? –
-Si por favor.- 

5 comentarios:

Kristalle dijo...

Me ha gustado mucho el texto, gracias por visitarme
Saludos

Sophie dijo...

Muy lindo blog y el texto me engancho
besos

Wakimiro dijo...

Se que te has pasado por mi blog
yake-kinky-kidboy.blogspot.com
Y le me leido tu texto, dios! Eres de los blogs que busco y desde ahora te sigo. Im wakimiro.
Te sigo desde ahora y escribes de maravilla aun que al principio la verdad me resulto un poco confuso los personajes.
Nos leemos vale :3

Soudy dijo...

Es muy tierno y escribes muy bien. La he leído dos veces para entender la primera parte, ¿es por su madre que no pueden comer fritos? ¿la historia continúa? espero que sí, ya te sigo, saludos!

Carmen Magia dijo...

Muy bonito tu escrito...

Muchos besos.